Deseo que este espacio sea un sitio de discusión amena y respetuosa sobre temas que afectan la vida del pueblo cubano de intramuros y de la diáspora.

Por una Cuba Libre y Democrática, donde pensar libremente sea riqueza para la nación y no motivo de persecución, encarcelamiento y muerte. Donde la libertad de expresión sea un canto renovado y renovador. Donde el respeto a la dignidad plena del hombre no sea una consigna repetida por quienes la violan, sino un estilo de vida en todos y cada uno de los cubanos.


Sean todos bienvenidos a este blog, que persigue dar su modesto aporte en la batalla mediática que se lleva a cabo por parte de la oposición interna y el exilio cubano.

Somos la oposición y hacemos uso legítimo de los derechos de cualquier ciudadano a enfrentar con las armas con que cuenta a una tiranía totalitaria que desde hace más de medio siglo viola todos los derechos del pueblo cubano.


Monday, June 18, 2012

El dictador que muchos cubanos llevan dentro.

El casco histérico de La Habana histórica.




La idiosincrasia de nosotros los cubanos, ha quedado pintorescamente dibujada en el singular  tema de Marisela Verena; “Nosotros los Cubanos” que tantas sonrisas inteligentes y cómplices, orgullosas y hasta engreídas nos roba. Hoy quiero referirme a  algunas características que,  supongo para no hacer mucho más largo el tema, o porque no deseaba hacerlo denso o quizás porque no era su interés sumergirse en aguas tan profundas y peligrosas, prefirió pasar por alto en beneficio de su refrescante, cubanísimo y merecidamente popular tema…Gracias Maricela Verena y  disculpa que sin proponérmelo haya utilizado esta canción tuya,  una de mis favoritas,  para introducirme precisamente en esas aguas profundas…Te lo agradezco mucho y no me lo tomes a mal, por favor.

La diáspora cubana o el exilio cubano,  como intentan reclamar algunos por acá como único nombre honorable para los más de 2 millones de desarraigados cubanos, de   gitanos caribeños, de hebreos isleños que tuvimos que abandonar el terruño natal, presenta una diversidad que va desde el destierro político hasta los  intereses netamente económicos pasando por persecuciones, cárceles, mares embravecidos y tiburones hambrientos que han devorado a muchos, trenes de aterrizaje, maletas de viaje, camiones flotantes, deserciones de equipos deportivos, giras artísticas y misiones internacionalistas y diplomáticas, aviones secuestrados, fronteras violentadas, pasaportes falsos, rifas de visas, reunificación familiar, refugio político etc. etc. etc…

¿Qué no hemos hecho los cubanos y que no está aun dispuesto a hacer la inmensa mayoría de nuestro pueblo para escapar del totalitarismo castrista? ¿ Qué no harían para escapar de su censura, su juicio irrevocable, su última y definitiva palabra y ese dejar a todos sin el derecho a pensar y actuar dentro de los parámetros de la Ley,  entiéndase bien… La Ley, no las ordenanzas propias de los dictadores?  La respuesta escapa a la imaginación del más sagaz, porque la desesperación es el caldo de cultivo ideal donde se forja lo imprevisto, atrevido e  impensado…

Amen de los motivos ya citados y de muchos otros que simplemente no recordé en el momento de redactar estos, mis descargos, existe en todos y cada uno de los integrantes de la diáspora cubana, incluso sin saberlo muchos, un factor común al que nunca mas renunciaremos: la búsqueda de la libertad, la democracia, la libre expresión,  el respeto a la auto determinación y la no injerencia en la vida privada de cada uno de nosotros…

Hoy, recorriendo la página principal de Facebook, he encontrado ordenanzas y consignas que, si bien son opuestas en ideología  a las lanzadas a diario y por espacio de mas de medio siglo por el totalitarismo castrista, son idénticas en violentar y manipular la vida privada y familiar de los cubanos de extramuros e intramuros, violatorias de la autodeterminación, excluyentes, ofensivas, antidemocráticas, autoritarias, abusivas, peyorativas y un sinfín mas de intentos de consagración dictatorial que inducen a pensar han sido dictadas por aquellos que aun no han podido expulsar a ese Dictador que muchos cubanos llevan dentro…

Resulta que existen quienes,  en tierras de libertad y democracia,  intentan desde sus cómodos sillones tras sus computadoras,  dictar pautas, establecer parámetros, juzgar y condenar a los que, como en Cuba,  no subordinen sus relaciones familiares a las ordenanzas de ciertos sectores extremistas del exilio, que además no han sido elegidos por nadie para que dicten esas ordenanzas.

La petulancia, unida al desconocimiento real o fingido de las leyes que norman la convivencia en democracia llega a tal atrevimiento que pretenden decidir que tipo de programas de TV se pueden o no ver, que leyes de EEUU podemos reconocer y cuales no, quien debe o no debe enviar remesas, apoyar los viajes a Cuba o a la luna,  y un gran etcétera,  bajo la acusación de corte totalitario que quien no actúe como ellos determinan,  es enemigo, castrista, agente, traidor, indeseable, etc. etc. etc…incurriendo así en delitos de difamación,  calumnia e intento de coacción.

La iniquidad llega a extremos tales que lanzan toneladas de lodo sobre los opositores que en la isla actúan de esta u otra forma, hacer esto y no aquello, aceptan el programa de refugiados, no mueren  en huelga de hambre o no se declaran en ellas o simplemente se declaran cuando no debían y muchas otras directrices propias de verdaderos seguidores y/o servidores del castro-comunismo que dicen combatir.

Es hora ya que todos esos nostálgicos de la tiranía, abran los ojos, aterricen en tierras de libertad y aprendan a respetar el derecho ajeno y a dejar de jugar a los grandes dictadores porque no pasan de ser ridículos parlanchines cuyas acciones benefician a los Castro más  que las acciones que ellos, sin derecho alguno, tienen la osadía de censurar.

Ni años de prisión, familiares fusilados, persecución, tortura, lucha armada o cualquier otro sacrificio extremo los enviste de la autoridad, mucho menos del derecho,  a erigirse en dictadores de lo que debemos o no debemos hacer nosotros los cubanos…Ese mal ya lo padecimos y aun padecemos en Cuba.

Los invito a recordar que las leyes,  lejos del castrismo, protegen a los ciudadanos y la población en general de elementos equivocados,  transgresores e inquisidores que pretenden irrumpir en la vida privada de todos como si les asistiera derecho alguno para actuar de ese modo.

Los invito a que repitan sin cansancio, hasta que cada silaba le quede tatuada en el subconsciente,  que “El respeto al derecho ajeno, es la paz” como sabiamente lo dejara dicho el eminente mexicano Benito Juárez.

Dejen de jugar a los gendarmes, que ya hemos crecido mucho y la inmensa mayoría de los cubanos de aquí, allá y acullá jamás volveremos a aceptar a ningún creído con ínfulas de dictador, porque ya con los hermanos Castro hemos tenido suficiente.

6 comments:

  1. Rose Mary, recibe una ovación de mi parte, has dicho lo que muchos de nosotros llevamos dentro desde hace mucho tiempo. BRAVOOOOO!!

    ReplyDelete
  2. Muy buen articulo Rose, cierto que muchos no se han podido desprender de ese dictador que llevan dentro y sus costumbres cederistas. Excelente !!

    ReplyDelete
  3. Gracias amgos, no quise soportar callada por tanto tiempo tanta petulancia e intentos de coacción y chantaje político...Basta!!!!!!

    ReplyDelete
  4. Hola Maria, eso lo vengo viendo desde q llegue a este pais. Aqui hay gente q son mas tiranos q ese Personaje (del cual me repugna tanto, lo mismo escuchar q pronunciar su nombre) . Solo q este ultimo tuvo la macabra inteligencia para llegar al poder y crear un sistema diavolico para engañar y esclavizar al pueblo de Cuba

    ReplyDelete

Los comentarios que contengan vulgaridades, amenazas, expresiones racistas, xenofóbicas y/o cualquier tipo de discriminación serán borrados del blog. El ejercicio de la libertad de expresión no puede transgredir el debido respeto. Gracias